Toro mecánico para niños

publicado en: Alquilar, Fiestas, Infantil | 0

El toro mecánico para niños es una de las atracciones más demandadas en todo tipo de fiestas infantiles, por tratarse de un atracción segura al mismo tiempo que divertida, dinámica y original qué fomenta un alto grado de participación entre los pequeños asistentes.

El toro mecánico para niños está fabricado con materiales de alta calidad que garantiza el cumplimiento de los estándares en materia de seguridad. Su funcionamiento está avalado por un equipo de alta cualificación técnica que supervisará el funcionamiento de la maquinaria en tiempo real durante todo el proceso de uso.

En el mercado podemos encontrar distintos tipos de toros mecánicos para niños disponibles para alquilar en función del grupo de edad al que se destine la atracción, así como las expectativas de su desempeño.

Los toros mecánicos destinados a fiestas infantiles se clasifican habitualmente en varios grupos determinados por el peso y el tamaño de los usuarios. El toro mecánico de arlequín inflable suele ser el más popular en esta categoría, porque permite ajustar la velocidad variable en función de la edad de los usuarios o participantes en la atracción, así como disponer de un control total de la atracción y un manejo más eficiente de los movimientos.

Uno de los juegos infantiles más recurrentes de generación en generación es la representación de indios y vaqueros, puedes además de ser una de las indumentarias preferidas para fiestas temáticas, es un entretenimiento que nunca pasa de moda.

El alquiler de un toro mecánico infantil es una atracción excelente para recrear y ambientar este tipo de fiestas, donde los niños disfrutarán como nunca con la simulación del toro al estilo del viejo oeste.

Aunque el toro mecánico es una atracción muy segura para niños de todas las edades, se recomienda su utilización a partir de los 6 años.

Al mismo tiempo, los padres podrán relajarse viendo como sus hijos disfrutan de la atracción sin tener que preocuparse de nada más, pues un equipo técnico supervisará en todo momento que la maquinaria funciona correctamente y la puesta a punto de la misma desde el momento de su instalación hasta el desmonte y la recogida.

La velocidad del toro mecánico es controlada continuamente por los operarios ajustando gradualmente la intensidad para adaptarla a cada usuario. Estos valores se ajustan en función de la edad de cada jinete, así como su complexión física para garantizar el disfrute de la atracción.

La instalación del toro mecánico viene complementada con una colchoneta extensible con el objetivo de amortiguar las posibles caídas, de forma que se garantiza el 100% de la seguridad en el uso de la atracción.

Las fiestas infantiles más populares a la hora de alquilar un toro mecánico para niños, son los cumpleaños, comuniones y bautizos, que por lo general son eventos en los que suelen acudir un amplio grupo de niños además del homenajeado.

La adaptabilidad de esta divertida atracción a todo tipo de espacios en exteriores le confiere parte de su atractivo, pues el montaje, así como la instalación supervisión y monitorización de su funcionamiento, corre por parte de la empresa proveedora, de forma que los padres únicamente se limitan a disfrutar la atracción e inmortalizar el momento con originales y divertidas fotografías para el recuerdo.

El equipo técnico que acompaña a la atracción se encarga de supervisar a los niños que la utilicen uno por  uno y colocarlos sobre el toro mecánico accionando el mecanismo únicamente cuando se encuentren en posición. Los sensores automáticos Integrados en el sistema de seguridad detectan la posición del jinete y activan el movimiento en consecuencia garantizando que el usuario se encuentra preparado y listo para utilizarlo.

En definitiva, si quieres aportar a tus fiestas infantiles un toque de acción, el alquiler de un toro mecánico para niños sin lugar a dudas es una apuesta segura que tanto mayores como pequeños disfrutarán.

Dejar una opinión